Cómo hacer una tarjeta de felicitación súper fácil paso a paso



Realizar tarjetas es una de las mejores formas de irse adentrando en el scrap y coger soltura.
En este sencillo proyecto, te muestro cómo hacer esta tarjeta que puedes utilizar para un cumpleaños, el día de la madre o simplemente, para ti. ¡Porque tú lo vales!

Materiales que necesitas para la tarjeta

Una cartulina de 30x15 (si es texturizada, mejor)
Tres trocitos de papel decorado de 7,5 x 3cm aproximadamente
Washi tape y una cinta para decorar
Troqueladora para redondear las esquinas (no es indispensable)
Lápiz, regla, cinta de doble cara o pegamento
Cinta de doble cara almohadillada (no es indispensable)
Plegadera (no es indispensable)
Sellos para decorar de silicona o caucho (no es indispensable)
Troqueladora pequeña con una forma que te guste (no es indispensable) 

Cómo hacer la tarjeta paso a paso


Tutorial paso a paso tarjeta scrap


Te lo explico paso a paso:




1. Marca con un lápiz la distancia de 7,5 cm desde cada uno de los bordes de la cartulina.

Con la ayuda de una regla, marca con una plegadera un pliegue en los dos puntos que hemos marcado y hasta abajo en línea recta. Estos pliegues nos van a facilitar doblar la cartulina de una manera limpia y perfecta. Dobla la cartulina por los dos pliegues marcados haciendo que se cierre hacia dentro.  




2. Corta una franja de papel de scrapbooking decorado de 2 cm de ancho y pégalo en el borde de uno de los pliegues. Corta el tramo de papel que te sobre del largo de la tarjeta.




3. Corta otra franja de papel de scrap de un ancho un poco mayor (3cm, por ejemplo) y si quieres, puedes redondear las esquinas con un troquel de esquinas.

4. Pega cinta de doble cara almohadillada en el otro borde de la tarjeta sin despegarla todavía.




5. Coge una cinta de washi-tape que te encante y pégala dejando un poquito de margen con respecto a la cinta de doble cara.




6. Perforamos la franja de papel scrap con una troqueladora de pequeño tamaño para darle un toque decorativo.

7. Pegamos la franja sobre la cinta almohadillada teniendo cuidado de que asome bien la cinta de washi y que sobresalga un poquito con respecto al borde de la tarjeta, para que nos haga un efecto de solapa.




8. Abrimos la tarjeta (en esta imagen puedes ver el efecto de solapa) y pegamos en el borde interior otra franja de papel decorado.




9. Ahora puedes decorar el interior a tu gusto, poniendo troqueles, washi-tape...




10. También podemos decorar un poquito más la portada de la tarjeta. Para ello, puedes coger unos sellos de silicona. Estos en concreto son sellos de blondas de Martha Stewart que he utilizado en otras ocasiones y puedes verlo aquí también. Utiliza tinta suave o más contrastada, como más te guste.



Siguiendo este tutorial tan sencillo y haciendo todas las variables que quieras utilizando diferentes papeles de scrap y complementos, ¡imagínate todas las tarjetas que puedes hacer en un pis-pás!

Si has calentado motores y te atreves con otro tutorial de scrap sencillo, te aconsejo estos dos:




¿Te ha gustado o crees que puede ser de utilidad a una amiga? ¡Compártelo en tus redes sociales!

Mis rincones favoritos de Amsterdam












Y así me quedó el álbum que hice con estas fotos. Pincha aquí para ver el álbum!!

La felicidad después del orden, de Marie Kondo


Una de mis grandes inquietudes es conocer cómo nuestro espacio nos influye. La decoración y la organización en casa nos afecta anímicamente y esto lo llevo comprobando desde hace muchos años, tanto en mí como en personas de mi alrededor.

Pocas cosas hay que me gusten más que coger toda una habitación por banda y reorganizarla de arriba a abajo. Me encanta abrir un cajón y organizarlo bien, con sus separadores, si hace falta, y dejarlo todo bien colocado.

Soy de las que coleccionan fotos en Pinterest con cajones abiertos perfectamente organizados. Sí, también soy esa que va abriendo todos los armarios de las cocinas de Ikea para ver sus nuevas ideas de organización. ¡Lo confieso!

  La Magia del Orden  

Estos días de cierre de año, me he dedicado a poner a punto la casa, tirando o donando lo que ya me sobraba y colocando el interior de los cajones para hacerlos más útiles y bonitos. Un empuje extra para realizar esta tarea, han sido los libros de Marie Kondo La Magia del Orden y La Felicidad Después del Orden.

En su primer libro, La Magia del Orden, Marie Kondo habla de la importancia de rodearnos de lo que más nos gusta y de deshacernos de lo que no. Nos cuenta cómo desde pequeña volvía a casa corriendo de la escuela para organizar los diferentes rincones de su casa. Para ella, encontrar nuevas fórmulas para el orden siempre ha sido su gran pasión, por lo que ha leído y experimentado sobre la organización todo lo habido y por haber.

La Magia del Orden se basa sobre todo en su experiencia personal y en concienciarnos de la importancia de deshacernos de las cosas que ya no nos sirven o gustan. Para mucha gente, este ha sido un libro muy revelador, como lo fue para mí hace diez años el libro Libérate con el Feng Shui de Karen Kingston. Es el libro con el que descubrí el Feng Shui y en él explica las razones psicológicas que hay detrás de nuestra dificultad para deshacernos de las cosas.

Tanto Karen Kingston como Marie Kondo coinciden en la importancia de dejar espacio en casa para que esta pueda respirar y llegarte oportunidades nuevas en la vida.

La Felicidad Después del Orden, es un libro más práctico. Nos cuenta cómo doblar la ropa según su método Kon-Marie o cómo ordenar nuestros libros, papeles, accesorios en general (ella los llama Komono), cosas del baño, la cocina... Da trucos para todos los elementos que  podamos encontrar en nuestra casa.

Si hay algo que me parece especialmente destacable tanto en los libros de Feng Shui como en los de Marie Kondo, es en la idea de quedarte exclusivamente con aquellas pertenencias que te hagan feliz.


¿Qué tirar y qué conservar cuando ordenamos nuestro espacio? 

En el caso de la ropa, por ejemplo, Marie Kondo nos anima a que saquemos toda la ropa de nuestro armario y cojamos cada una de nuestras prendas y las examinemos una por una, viendo si realmente nos gusta y si nos hace felices.

Si una prenda no te favorece, la guardas por si un día adelgazas o nunca te la has puesto porque en realidad nunca te ha gustado, tiene todas las papeletas para que se la puedas regalar a otra persona que la pueda disfrutar o donarla a una ONG.


También solemos tener un dilema con objetos decorativos que nos han regalado y guardamos por compromiso o simplemente cosas que antes nos gustaban y ya no. En ese caso, Marie Kondo dice que todos los objetos tienen una vida útil que se corresponde con el tiempo en que esas cosas nos hacían felices. En el momento en que ya nos dejen de gustar, podemos darles salida también para sustituirlas por otras que tengan que ver más con nuestros gustos actuales o con el estilo de vida que queremos llevar.

En definitiva, yo resumiría sus libros en que debemos rodearnos exclusivamente de aquello que nos encante.  

Aún no he terminado con mi limpieza de año nuevo, así que ya te iré contando nuevos trucos e ideas puestos a la práctica que puedan funcionarte a ti también.

Y tú, ¿habías oído hablar de Marie Kondo? ¿Qué opinas de sus libros?

Algarve: Carvoeiro y playa de Marinha


Algarve es precioso. Tiene una luz y el color del mar es de los más bonitos que he visto. Hacía tiempo que había visto en internet fotos de Carvoeiro, un pequeño pueblo en la costa que me había enamorado y buscamos alojamiento allí. Además de su encanto, tiene muchas opciones de restaurantes, entre los que os recomiendo el italiano Villa Medici, que es como una mini mansión, con chimenea y ambiente súper acogedor. La pasta es fantástica y las pizzas, extraordinarias. 

Para alojarnos elegimos el Tívoli Carvoeiro, que a parte de tener unas preciosas vistas al mar está recién reformado y las habitaciones han quedado preciosas. Lo que más me gustó de la estancia fueron los desayunos en el comedor del hotel desde el que se veía el mar. 

La foto que ves justo aquí debajo es de Carvoeiro, accediendo desde un paseo por la costa desde el hotel.



  

Y aquí van mis fotos preferidas del viaje, las de la playa de Marinha. 



  
  

  
Espero que os haya gustado y si no lo conocéis, que os animéis a acercaros unos días por allí. ¡Merece la pena!

Si quieres ver el álbum que hice con las fotos de este viaje, pincha aquí.