Con la tecnología de Blogger.

Tres ideas para organizar tu casa con Feng Shui



Seguro que has oído muchas veces hablar sobre Feng Shui, pero si no conoces muy bien en qué consiste, este post te traerá nuevos beneficios y una nueva manera de ver tu casa.

Cuando hace ya más de 10 años cayó en  mis manos mi primer libro de Feng Shui, me impactó una idea que ya no me he podido sacar de la cabeza:

El espacio en que vivimos nos influye y si lo cambiamos, podremos modificar aquellos aspectos de nuestra vida que queramos. Nuestra casa y nuestra mente están íntimamente conectados.




Soy una auténtica defensora de la idea de que el espacio que nos rodea (sea nuestra casa, lugar de trabajo o en cualquier sitio en el que pasemos nuestro tiempo) nos influye enormemente. Me encanta la psicología aplicada al espacio, entender el significado de los colores y cualquier aspecto que relacione el ambiente en que vivimos con nuestro estado anímico.

La mayoría de los profesionales de Feng Shui en occidente coinciden en que es muy difícil aplicar al cien por cien esta técnica, por ello, se ha ido puliendo y adaptando a nuestra cultura y necesidades actuales para que sea más sencillo de implantar en nuestro momento actual.

Después de leer muchos libros, realizar varios cursos y ponerlo en práctica cada día, he llegado a unas sencillas conclusiones muy fáciles de aplicar en nuestras casas.


1. Eliminar el desorden

Según el Feng Shui, el exceso de objetos en nuestra casa, hace que no fluya correctamente la energía y se estanque perjudicando determinadas áreas de nuestra vida. Para acabar con ese estancamiento de la energía, debemos ir habitación por habitación detectando aquello que ya no utilizamos, que está roto o que ya no nos gusta.

Estas son varias de las cosas que más tendemos a acumular:

  • Objetos de decoración que ya no encajan con nuestros gustos actuales.
  • Cosas que nos han regalado y guardamos por compromiso pero que nunca nos hicieron mucha gracia. Los conservamos pensando en que quien nos lo regaló se enfadará si lo tiramos. 
  • Ropa que ya no nos vale y que guardamos por si acaso adelgazamos.
  • Ropa de hace incluso décadas esperando a que se vuelva a llevar.
  • Ropa prácticamente nueva que sólo nos hemos puesto una o dos veces pero que nunca nos entusiasmó.
  • Apuntes de cursos o estudios que nunca hemos consultado y que, no nos engañemos, jamás volveremos a mirar.
  • Cremas, maquillaje y demás potingues de belleza que ya no utilizamos y que llevan en nuestro baño desde ni se sabe. Y esos botes de crema a medio terminar pero que todavía guardamos... 
  • Libros que ya hemos leído o aquellos que tenemos hace varios años y nunca hemos encontrado un hueco para leerlos. Si realmente nos hubieran interesado, ¡ya habríamos sacado tiempo para ellos! ¿No?

2. Detectar qué mensajes nos están lanzando los objetos decorativos que tenemos en casa. 

¿Qué cuadros tienes en casa? ¿Qué simbolizan? ¿Qué reflejan y cómo te hacen sentir? A veces, no nos paramos a pensar en el mensaje que día tras día estamos viendo y que nos está influyendo de alguna manera en nuestra forma de actuar en algún aspecto de nuestra vida.

Imagínate que no tienes pareja (y quieres tenerla) o que te sientes sola y, curiosamente, tienes muchos cuadros que representan personas en solitario. Eso va a potenciar aún más en ti la idea de soledad. 

O imagina que tienes muchas discusiones con tu pareja; un cuadro que represente imágenes agresivas o de guerra tampoco ayudarán, ¿verdad?

Parece muy de lógica esto que te estoy contando, pero no imaginas hasta qué punto estamos viendo imágenes en nuestras casas que nada tienen que ver con nuestro ideal de vida.

3. Integrar objetos decorativos en casa que reflejen las metas que queremos alcanzar y los logros que ya hayamos conseguido.

Rodearnos de objetos e imágenes que nos encanten y que para nosotros tengan un significado que nos haga tener más presentes nuestros objetivos, aquello que queremos conseguir o el estilo de vida que queramos llevar. 

Algo que te puede ayudar a visualizar tus objetivos es tener un collage con aquellas imágenes que te inspiren en tu día a día. Pincha aquí para ver un post sobre cómo hacer un collage que tenga significado para tí al tiempo que te quede precioso.  

.............................

¿Conoces la expresión Fake it until you make it? Significa "fíngelo hasta que se haga realidad". ¿Qué pasaría si lo lleváramos a la práctica en nuestro espacio?

Imagínate que quieres ser profesora de infantil y te estás preparando las oposiciones. Podrías decorar tu mesa de estudio, por ejemplo, como si ya fueras profe, con fotos de niños, dibujos infantiles... Es decir, como si ya hubieras logrado tu meta. ¿Me captas la idea?

Espero que estos tips sobre feng shui y psicología aplicada a nuestra casa te sea de utilidad y te animes a ponerlo en práctica y ver los cambios por ti misma. ¡Estoy convencida de que funcionan!

2 comentarios

  1. Ana eres toda una artista, me encanta la dedicación, entusiasmo y ganas que pones a lo que más te gusta y que bien desarrollas tus trabajos que bien hechos están, el tema último yo lo aplícare el día que tenga mi casa porque estoy totalmente de acuerdo con lo que has puesto, muchos besos preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro mucho de que te guste el blog y espero que te sirva de inspiración. Mil gracias!!

      Eliminar